Como base de nuestra filosofía, fomentamos un desarrollo personal de aceptación, conocimiento y cuidado de uno mismo, favorecemos la relación del niño con su entorno más inmediato basándonos en el respeto a la diversidad y a la multiculturalidad, propiciando un ambiente de estimulación a través del juego y cooperación entre el centro y las familias.


¿Qué quiere un niño?

Jugar

Aprender

Descubrir

Investigar

Soñar

Inventar

 

Querer,

ser querido

¡Ser feliz!

 


¿Qué ofrece la escuela?

Hacer que se sientan como en casa, tratados con cariño y respeto.

Potenciar el desarrollo de las capacidades cognitivas, intelectuales, motoras, emocionales, afectivas y de relación interpersonal.

Fomentar hábitos de higiene y de orden que aumenten su autoestima y autonomía personal.

Propiciar su evolución a través del aprendizaje global y el juego.

Todo ello en un entorno seguro y tranquilo, de instalaciones amplias y luminosas, con elementos adecuados a su desarrollo.