El Buen hacer está en el centro de nuestras reflexiones y de nuestra acciones

 

La empatía está en el corazón de nuestro pensamiento y acciones. Cuando intervenimos actuamos siempre con una actitud comprensiva hacia los profesionales, pero también y especialmente hacia los niños y sus familias.